¿Quién soy yo? Una breve descripción

¿Quién soy yo?

 

¿Que quién soy yo? Yo soy Sebastián Areiza. Nací un 30 de octubre de 1994 en Medellín, Colombia. Y crecí en un pueblito caluroso llamado Copacabana, al norte de Medellín.

De pequeño era tímido y siempre fui el niño raro que era horrible jugando fútbol, sacaba siempre buenas notas y hablaba de cosas raras.

Incluso hoy día sigo siendo algo tímido y tratar de describir quién soy yo y qué quiero hacer en un par de párrafos resulta ser complicado.

Uno de los momentos decisivos de mi vida fue cuando mi mamá me regaló un walkman. No miento si digo que escuché todos los cassettes que habían en casa -la mayoría lleno de rancheras y boleros, no había más-. Cuando acabé con los cassettes, empecé a buscar en la radio.

Y allí encontré El Cocuyo de Veracruz Stereo. Era una música totalmente diferente a lo que conocía y un humor demasiado adulto para un niño de nueve años. Sin saberlo, decidí que quería eso para mi vida.

Pasó el tiempo, entré a la secundaria, dejé de sacar buenas notas y me convertí en uno de esos estudiantes vagos pero ingeniosos.

También me hice más extrovertido poco a poco. El internet dejó de ser una cosa que se compraba en tarjetas y que hacía sonidos raros en el teléfono para convertirse en algo normal.

Empecé a escribir sin mucha técnica y sin mucho conocimiento, pero sí con constancia. Y llegué a ese punto donde debes elegir una carrera: estaba entre Contaduría, Psicología y Comunicación Audiovisual.

Y pasé a la Universidad de Antioquia a Comunicación Audiovisual y Multimedial.

Parecía mentira: era más difícil pasar ahí que a Medicina, estaba en una de las escuelas de cine (y de comunicación, en general) más importantes del continente.

Y a los 17 años, cuando tuve mi primera clase de toda la carrera, no tenía ni la más pálida idea de quién soy yo, de qué quiero hacer, de lo difícil que sería llegar hasta el final.

Para no hacerla tan larga, puedo decir que fueron años de aprendizaje durísimos pero hermosos.

Y aunque el promedio que tuve no era para sentirse muy orgulloso que digamos, logré graduarme después de muchas dificultades.

Tiempo después, acá andamos.

Y el propósito de este texto -y de todo este sitio- es uno solo.

Se trata de seguir aprendiendo.

Y hay una lección en particular que me sigue dando dificultad, y que es la razón de ser de esto: valorar más lo que hago, lo que sé y lo que soy. Esto se hace aprendiendo a perder el miedo, a vencer la pereza, a lanzarse.

Espero que lo que vean aquí les guste.